28.12.09

¿En casa?

Hace ya más de un año que me fui de casa, porque mi vida avanza y progresa... basicamente porque puse Vida Universitaria en modo ON, aunque eso de vida universitaria da para una larga entrada basada en criticar a mi querida escuela de enfermería. Ya sabía en aquel entonces, que no iba a echar demasiado de menos mi casa, y no es porque me vaya mal aquí (aunque tampoco es el ambiente perfecto, ni se pretende), pero soy bastante independiente en cuanto a eso de vivir con mamá y papá.
El primer fin de semana que bajé, entré por esa puerta y todo iba igual, me sentía como siempre, pero cada vez que volvía es como si me llevara un cachito de mi presencia en esa casa durante estos 19 años, entonces cada vez que volvía sentía como que pertenecía un poco menos a mi hogar.
Ha pasado ya una semana desde que bajé para las "vacaciones" de "Navidad" (mejor dicho, No Navidad), ya he completado un 53% de mi carrera, y por tanto me he llevado conmigo el 53% de mi presencia en casa. Ahora cuando vuelvo me siento totalmente extraña, con ganas de volver a mi habitat actual, con mi queridísima compañera de piso que es más parte de mi familia que cualquier otro miembro. Además mi cuarto se ha convertido en una especie de trastero y levantarme de la cama a las 3 de la madrugada para hacerle una visita a Roca parece más una tarea de Indiana Jones. Tengo la maleta sin deshacer todavía y creo que se va a quedar así, porque tengo la necesidad de irme de un día para otro. Lo único que tengo fuera conmigo es el portátil, que también se ha convertido en una parte de mi, y creo que no soy la única a la que le pasa.
Aún estando rodeadas de sillas, un ventilador enorme, muebles que no pertenecen a niguna habitación y trastos varios, no me importa mucho. Me hace sentir como que ya van aceptando que llega mi emancipación, me hace sentir con libertad y me gusta. Tengo claro que cuando termine la carrera, mi estancia en la casa de mis padres (es hora de que vaya llamandola así) será temporal, un sitio donde pasar la primera semana, si no es más corta, porque aseguro que no va a pasar de una semana, hasta que encuentre trabajo y hospedaje lejos de aquí.

¡Sí! La vida pasa, hay que ir adaptandose a las situaciones y me encanta que sea así. Por fin van surgiendo los cambios en mi vida que tanto he esperado.

10 comentarios:

ChicaGuau dijo...

Yo estoy en primero de bachillerato,
y tengo un miedo de empezar la Universidad increíble jaaj
Un beso, te sigo, ¿vale?
¿Me sigues? :]

Lúa dijo...

Desde luego que no eres la única a la que le ocurre eso. Yo me uno al club. Y cada año que pase, lo notarás más y más.. ;)

Mi compañera de piso tb estudia enfermería.. ¡qué cosas! xD

Clave de Fa dijo...

A mí me pasa igual, mi maleta sigue sin deshacer y la verdad es que no tengo intenciones de guardar la ropa en el armario...

Creo que mis padres piensan que cuando termine la carrera buscaré trabajo cerca de ellos para seguir viviendo con ellos, pero eso es lo que más miedo me da.

Espero encontrar trabajo pronto y lejos.

Lázaro Suárez © dijo...

espero que tengas presente lo afortunada que eres;)

un abrazo, gracias por agregarte.

Strawberry. dijo...

Oh. Qué sepas que tú también eres parte de mi familia :) (todavía sigo esperando la dichosa carilla de ardilla).

Me sentiría igual que tú, de no ser, porque yo mi casa la piso de tres meses en tres meses. Pero, debo de reconocer, que a pesar de estar a más de 1600km de distancia ahora mismo de nuestra dulce y común morada, echo de menos algunas cosas de allí.

En fin, ahora mismo solo deseo terminar la carrera (¿53%? DIOS MIO. ¿En qué momento? Increíble. ¿Puedo proclamarme ya enfermera? xD) y poder tener mi propio piso, y vivir en el sitio donde sienta que soy extremadamente feliz. Y sobretodo, eso, ser EXTREMADAMENTE FELIZ.

You know the secret.
LoveU. MissU.

Carlos dijo...

Es necesario sentirse libre, y cuando uno consigue esa libertad, cuando uno ya se va de casa, supongo que volver a ponerse las cadenas es algo incómodo.
De todas formas no hay que pretender ser tan independiente, no hay que dejar tan de lado a la familia. En algún momento se les vuelve a echar de menos.
Encantado de encontrarnos en blogger.

La ladrona de besos dijo...

Creo que eso ayuda a madurar como persona.
Demasiado.
O a enloquecer un poco más. quien sabe.

La chica de la sonrisa azul dijo...

creo que todos somos iguales. En mi caso, el año que viene me voy, a Madrid. Espero ser mas fuerte que el :)
mua!

Sara dijo...

Un 53%... curioso porcentaje ;)

Duna dijo...

Llego un poco tarde a leer esta entrada pero me gusta... Yo también quiero emanciparme, pero no por nada en particular simplemente lo necesito! vivir mi vida, mi libertad, no sé.

Espero q todo te esté yendo igual de bien, aunque eso del porcentaje no me gusta :S

Me pasaré más a menido a tomarme alguna píldora :)

Un abrazo